¿Cuántas veces no hemos visto en una publicación lo siguiente? Se postea una foto en Twitter, Facebook o Instagram y en el post se lee esto: #Feliz #Photo #Café #Instafoto #FoodPorn #Desayuno #Selfie #YOLO #Like4Like #Followback #Followers #Breakfast #CoffeeLover.

Además de ser visualmente molesto, no tiene un objetivo específico si no se tiene una estrategia de marketing digital definida para generar el incremento de la comunidad de nuestras redes sociales.

El uso de hashtags es algo atractivo, y hasta cierto punto, divertido; pero puede volverse adictivo, ya que el pensamiento común suele ser: “entre más hashtags, mejor”. ¡Error! Los hashtags pueden convertirse en una herramienta sumamente útil para darnos a conocer como empresa de servicios o productos. Incluso, la creación de un hashtag que refleje la esencia de nuestra marca; supondrá una diferencia y generará un acercamiento hacia la comunidad y clientes potenciales.

Pero, siendo claros, ¿Cómo funciona el manejo de hashtags en nuestras redes sociales? ¿Cómo generar un uso efectivo de éstos? Vamos a definir los usos efectivos de los hashtags.

Primordialmente, un hashtag es útil como herramienta de búsqueda, de esta manera al realizar la búsqueda referente a nuestro rango de servicio en cualquier plataforma de redes sociales, nuestra publicaciones, tweets y fotos aparecerán en las opciones de búsqueda. Ejemplo: al buscar #Café en Twitter, Facebook o Instagram, los clientes potenciales podrán encontrar nuestro contenido en redes sociales, en caso de que nuestro negocio sea una cafetería o produzca café molido.

Así mismo, podemos generar campañas de marketing donde un hashtag sea parte del concepto rector de nuestra estrategia, pues es bien sabido que grandes empresas emplean esta herramienta para que las campañas desarrolladas generen impacto.

Algo que hay que considerar es la extensión del uso de esta herramienta, porque algo que pueda estar permitido en Instagram (como una extensión ilimitada), no lo está en otras plataformas como Facebook o Twitter, (donde es recomendable usar de dos a tres hashtags como máximo).

También hay que comprender que esta herramienta tiene diferentes objetivos dependiendo del uso que se le dé en cierta red social: en Instagram es efectivo para obtener seguidores, así como para tener mayor control en la clasificación de fotografías: si son de deporte, de arte, sociales, etc.; en Facebook y Twitter sirve como parámetro de búsqueda y así tu marca o empresa va generando un vínculo con el público objetivo que deseas que forme parte de tu comunidad.

Algo muy importante es la ortografía, el usar hashtags en nuestros posteos en redes sociales no es excusa para dejar la buena ortografía a un lado. Contrario a lo que se comúnmente se piensa, en los hashtags, si bien no se permite el uso de signos de puntuación; sí se pueden (y deben) usar los acentos y el uso de mayúsculas para distinguir adecuadamente las palabras y dificultar su lectura.

¡Ahora ya conoces más sobre esta herramienta cuyo uso es arriesgado pero efectivo! Aprender a utilizar los hashtags de manera adecuada pueden generar el impulso necesario para incrementar la interacción de tu target y que más personas se unan a tu comunidad. Lo que se traduce en una identidad digital más notable.

Por: Melina Gozo / Büro Studio