“Por favor, no lo hagas mas”, “me encantas”, “mientras que a ti te guste, está bien”.

 

Todos hemos recibido varios de estos comentarios en nuestra vida cotidiana, y las redes sociales brindan la libertad a las personas de ser cómplices directos de nuestro éxito o fracaso. Esto es a lo que lamamos “feedback” o retroalimentación.

Hoy en día que la comunicación se da principalmente por estas plataformas, parece que las decisiones han sido democratizadas y puestas a la crítica pública, los usuarios no buscan marcas dentro de las páginas y si tienen alcance es mediante las promociones y “giveaway” en donde el usuario va por el “gratis” y no por fidelidad o venta directa.

Lo mas importante NO es una venta o consumo, e inclusive antes de plantear como tener seguidores activos y posicionamiento, se debe entender la relación causa y efecto de la comunicación.

 

¿Como lograr una comunicación efectiva?

 Aunque suene muy básico, únicamente se necesita un emisor, contexto y receptor. Y el éxito se determina en que tanto lo entiendas.

Si escuchamos al usuario y su comportamiento cultural sabremos que el éxito se sospecha, y se cree resultado de la influencia de terceros factores, en su mayoría negativos, nunca orgánico. Esta creencia se fundamenta desde la competencia y la anti-meritocracia; lo cual dicta que una persona al anteponer sus sueños y necesidades, hará una crítica a tu producto o servicio sin conocerte, y solo si tienes la suficiente pregnancia en el, te consumirá y por ultimo otorgará un valor dependiendo su experiencia.

Para llegar al segundo paso, se necesita contextualizar tu mensaje, encaminarlo con la ingeniería de la imagen del emisor, la coherencia con sus lineamientos, que ofrezca una aptitud frente a los productos de la competencia y actitud acorde. Así sea un músico, un político o una marca de refrescos, debe tener construido un personaje con gustos, aspiraciones, valores, talento y una historia que logre conectar con su mercado.

 

Aún entendiendo todo eso, ¿por qué no logro comunicarme exitosamente?

El fallo mas común de las marcas, es tener un gran equipo de marketing y comunicación pero no entender el factor humano y la empresa como un ente vivo.

Un breve ejercicio es observarte en redes y a las personas que sigues, no a las marcas, y ver como se antepone la necesidad de compartir contenido, sin tener algo interesante, y se opina sobre todo, sin tener un juicio de valor previo.

Por ejemplo, si vas a vacacionar y compartes tu estado con #travel, puedes ver que tu experiencia individual es la misma que otros millones de usuarios; pero si la foto es calidad profesional, ofreces una narrativa, tips de viaje, comentas tu experiencia, o tu persona proyecta vida de lujos o inspiracional, podrás obtener likes, en base a tu valor agregado, o que un usuario te diga “me encantó” e inclusive un “quédate ahí y no vuelvas más”.

Pero el lograr que las personas se detengan a interactuar contigo, para bien o para mal, es el logro máximo del feedback, y brinda las pautas para encaminar tu comunicación, en conclusión, lo que llamábamos causa y efecto.